Víctor Coyote y Tito Ramírez tiñen el Parque Europa de música con ritmos rock de lo más latinos

Definir a Víctor Coyote no es nada sencillo, así como tampoco lo es hacerlo con su música. Lo intentaremos diciendo que ambos, son una pura explosión de rica creatividad y pasión. Así empezaba hoy la jornada en el Parque Europa, con pasión desmedida y Cien guitarras que dedicaba a las mujeres gallegas deportistas.

Pero no fue la única reivindicación que quiso dejar por cantada esta tarde. Con su Cumbia de Milagro, puso en valor la calidad que le aporta a la música, los géneros y la influencia cultural latina. Todo suma y nada resta, cuando se trata de crear y compartir.

Victor Coyote Escenario Parque Europa – 7 agosto

Instrumento tras instrumento; con ukelele, pandereta, guitarra… Víctor sirvió su talento sobre el escenario y la Maravilla no fue solo una de sus canciones más esperadas, sino también la química que desprendió junto a sus compañeros, que lo acompañaron a la percusión y cuerdas.

Cuando ya parecía que llegaban al final del concierto “vivos de milagro”, la situación se volvió a prender, y al grito de “guapo” sucumbieron los tres ante el dedicado público, para tocar un bis exaltado y lleno de ritmo, que dejó a los asistentes aplaudiendo a rabiar.

Tito Ramírez abrió las puertas del mismo infierno en el Parque Europa

Su excelentísima perversidad en persona, Tito Ramírez, subía después a las 22:30h al escenario del Parque Europa y antes de su “boas noites Coruña”, ya tenía con los ánimos arriba a todo el público

Tito Ramírez Escenario Parque Europa – 7 agosto

Vacilón, incorrecto, picante y divertido, se hizo el dueño del escenario de principio a fin. Y sabemos que fue cosa de un pacto con el mismo diablo, porque todos los asistentes quedaron hipnotizados con su presencia, acompañando cada ritmo y cada verso con sus palmas y subiendo de intensidad, canción tras canción.

Sacó sus maracas, revivió a Bubalú para cantarle con fuerza y Sangre su Mambo nº 666.

Tito Ramírez Escenario Parque Europa – 7 agosto

Al finalizar, y aún ahora, se puede percibir la carga eléctrica en el aire que dejó una noche llena de ritmo, picardía y muchísimo talento. Costará recuperarse tras esta segunda jornada de Noroeste Estrella Galicia, pero tendremos que hacerlo, porque llega el domingo y toca ir a misa para expiar los dulces pecados del mambo y el Rock & Roll.

Echa un vistazo a la galería completa de imágenes de la noche: