Noche de puro rock con Bastards on Parade y Bala en el Parque de Europa

El jardín del Parque de Europa fue testigo de la verdadera demostración de cómo hacer rock duro, rebosante de personalidad y con una fuerza que tira por la tierra gallega muy marcada.

Si buscas el punto donde se juntan el punk-rock con las raíces de la cultura celta gallega, te encontrarás sin duda a Bastards of Parade, que van marcando con su potente huella musical en cada escenario.

La banda pasó esta tarde por el Noroeste Estrella Galicia dejándonos con muchas ganas de más. Aunque la lluvia impidió el avance de un concierto que prometía ya desde los primeros acordes, no acabó con su espíritu y en especial el de Aspy, gaiteiro del grupo, que declaraba mientras ya empezaba a chispear “Non vos preocupedes que imos pasar un bo rato”.

Entre un Adeus y Ring on Fire despidieron al público, sin dejar de chapotear y saltar en el escenario porque el show debe continuar, y siempre que las condiciones lo permiten, esa promesa se cumple.

Quedamos a la espera de que el destino nos vuelva a juntar con David, Ruper, Davizon, Aspy, Doval y Pablo y que para la próxima, ni la lluvia apague el Lume de su enorme talento.

Bastards On Parade Escenario Parque Europa – 6 de agosto

Visita la galería de fotos de Bastards on Parade en escenario del Parque Europa:

Bala espanta la lluvia y engancha al público

Y por si aún no teníamos suficiente rock en el Parque de Europa, a las 22:30h llegaba Bala jugando con medio equipo en casa, para poner la guinda a una primera noche de festival muy cañera y especial.

Anxela e Violeta empezaron fuerte, “agitando” al público como solo ellas saben hacerlo. Formaron como siempre un dúo perfecto, que juega y experimenta con la música en cada canción, disco y sobre todo en cada directo.

Engancharon al público desde el primer segundo, con la presentación de su nuevo álbum Maleza, y ya fue imposible desprenderlo una vez acabó el concierto, pidiendo más y más Bala. 

Bala Escenario Parque Europa – 6 de agosto

Quedó más que claro que A Coruña necesitaba una buena dosis de rock puro y duro, de los que se gritan y saltan hasta no poder más, bien sea por fuera o viviéndolo por dentro desde tu silla tal y como lo piden estos nuevos tiempos.

Visita la galería de fotos al completo: